Blog
La importancia de las metodologías ágiles en el desarrollo de apps Desarrollo de Aplicaciones
blog-bside-art-share3 blog-bside-art-share1

La importancia de las metodologías ágiles en el desarrollo de apps

blog-bside-art-icon1 11 agosto, 2020

Si has optado por desarrollar una aplicación móvil tal vez te encuentres frente a una o varias problemáticas.

Y es que ni el desarrollo ni el mantenimiento de una app son algo sencillo o fácil de costear; los smartphones exigen constantemente actualizaciones, y las plataformas donde “viven” estas aplicaciones (IOS o Android) piden a sus desarrolladores rediseños, pruebas y variaciones para que se puedan adaptar a distintos dispositivos.

Podría decirse que crear una app desde cero y darle mantenimiento es un dolor de cabeza constante, que –en ocasiones– trae más desafíos y problemas que soluciones.

Sin embargo, también es indudable que crear una app para tu empresa trae grandes beneficios como:

  • Aumentar la visibilidad de tu empresa, así como el tráfico online.
  • Ayudar a generar más ingresos de fuentes que no se están aprovechando.
  • Mantener a tus clientes y fidelizarlos.
  • Crear una vía de comunicación directa con tus clientes.

Así que… ¿Cómo equilibrar la balanza y hacer que tu app realmente rinda? Muchas empresas optan por delegar esta tarea o implementar estrategías para la modernización de sus apps, tanto en el desarrollo como el mantenimiento de la misma.

En bSide proponemos utilizar metodologías ágiles, una estrategia que funge como hilo conductor para cumplir con el objetivo: modernizar la app (desarrollarla y/o darle un buen mantenimiento), pero también solucionar cualquier problemática que se presente durante el proceso.

Metodologías ágiles en el desarrollo de apps

Las metodologías ágiles son aquellas que le permiten a cualquier empresa adoptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto (en este caso una app), consiguiendo que se complete el objetivo de manera eficiente y rápida.

Es un método escalable y medible, que al implementarse puede ahorrar tiempo y costos. Además, ayuda a identificar de forma rápida errores o cualquier problemática que se presente.

En el desarrollo de apps, implementar una metodología ágil es indispensable. Por eso, a continuación te mostraremos cómo ha influido de manera positiva en los proyectos que hemos realizado en bSide: 👇🏻 

Ayuda a identificar las necesidades del usuario final

Al utilizar metodologías ágiles en el desarrollo de apps, se pueden identificar y satisfacer mejor las necesidades del usuario final, quienes esperan mejoras constantes en la aplicación.

De esta manera, la app puede ser funcional y tus esfuerzos no serán en vano o representarán un intento fallido. Por el contrario, traerán beneficios a corto-mediano plazo para tu compañía.

Permite hacer tests constantemente

Cuando se lanza una app se cree que el único feedback que puede recibirse es a través de reseñas u opiniones que los usuarios dejan en las plataformas, pero también es posible realizar un testeo desde otros ángulos.

Puede medirse  –por ejemplo– el volumen de descargas, el número de anulaciones de descargas en curso o la cantidad de datos que la aplicación puede almacenar para su correcto funcionamiento.

Conocer este tipo de insights mientras se aplican metodologías ágiles es de gran utilidad para revertir procesos, mejorarlos y optimizarlos en el menor tiempo posible.

Dicho de manera simple: el testeo permite que los equipos que trabajan en el desarrollo y mantenimiento de la app corrijan errores antes de que se presenten.

Permite involucrar al cliente en el proceso

Este método va más allá de realizar un proyecto y entregar resultados. Se prioriza el feedback tanto del usuario final como del cliente, el principal interesado en desarrollar la app para su empresa y quien mejor conoce las necesidades puntuales que deben corregirse.

El cliente tiene la oportunidad de ver y entender cómo funciona la app desde adentro, lo cual implica que el equipo pueda entender mejor la estrategia comercial y sus objetivos.

Ayuda a cumplir con los plazos planteados

Las metodologías ágiles proponen segmentar el proyecto, dividirlo en módulos y entregar resultados en periodos cortos de tiempo. Cada miembro del equipo que desarrolla la app dispone de un tiempo determinado para concretar una o más tareas. De esta manera, la toma de decisiones puede ser mucho más asertiva y apegada a las metas planteadas.

Por lo tanto, la entrega de resultados mejora considerablemente, y se evitan retrasos sin sacrificar la calidad del trabajo. Esto es muy valioso para el cliente, pues estará más confiado de invertir en el proyecto.

Mejora el flujo de comunicación

Como mencionamos, el feedback entre el cliente y el usuario final es constante, así como una prioridad para el equipo que desarrolla la aplicación. El flujo de comunicación es algo distintivo en las metodologías ágiles, lo que ayuda mucho a mejorar la productividad.

No hay que olvidar que el principal propósito de aplicar metodologías ágiles en el desarrollo de apps es identificar oportunidades de mejora, evitar errores, pero sobre todo resolver problemáticas puntuales en el mantenimiento de la app.

En bSide aplicamos estas prácticas cuando desarrollamos una app para cualquier empresa. Esto nos ha permitido adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes, pero también del usuario final.

💡Conoce:¿Cuántos tipos de apps existen y cuál le conviene a tu empresa?

Las metodologías ágiles ayudan a construir un camino donde se puedan controlar los desafíos y problemáticas que se presentan al crear o mantener una app, no sólo para mejorar la experiencia del usuario final, sino para que la aplicación pueda dar frutos tangibles: generar ingresos, mejorar la relación con tus clientes y aumentar la visibilidad de tu empresa.

¡Te invitamos a conocer más sobre nuestros servicios!

Descubre nuestras soluciones de desarrollo de aplicaciones

blog-bside-art-share3 blog-bside-art-share1

Mantente al tanto de las últimas tendencias en TI

Suscríbete al blog de bSide y te enviaremos nuestros artículos más recientes cada mes.